Los 75 años de Montesa, un símbolo español

En 2020 Montesa conmemora su 75 aniversario. Su tres cuartos de siglo de historia y 71 títulos mundiales convierten a Montesa en un mito del motor. Con el sello Montesa  se escribieron algunas de las páginas más exitosas y perspicaces de la industria y competición sobre las dos ruedas de España y el mundo.

La firma lo festejó con una exposición en el Palau Robert de Barcelona: “Montesa, la forja de un mito”, que recorrió su trayectoria a través de los modelos más emblemáticos.

La muestra recuperó cronológicamente los logros de la marca e hizo gala de 43 modelos emblemáticos de motocicleta entre los que destacan la Impala, la Brio, la Cota o la Cappra, así como otros productos sorprendentes y menos conocidos como la Mini-Mini o el primer «hijo» que salió de la fábrica, la A-45.

 

El origen de un sueño

Indudablemente, la historia de Montesa va ligada a la figura de su fundador. La vida y obra de un soñador apasionado por la mecánica y convencido que sus ideas podrían aportar un pequeño grano de arena en el progreso de la sociedad.

Pere Permanyer fundó Montesa en 1945 junto a Francisco Javier Bultó para ofrecer una nueva forma de movilidad en una sociedad que dejaba atrás las penurias de la posguerra.

A partir de una motocicleta francesa Motobecane B1V2 fabricarían su primer prototipo y poco más tarde, el espíritu emprendedor de Permanyer y la esencia competitiva de Bultó, darían forma a la A-45, la primera motocicleta Montesa.

El mundo lo sabe. Los logros deportivos en las diferentes disciplinas no tardarían en llegar. Sus motocicletas se harían hueco en el mercado y en las primeras parrillas deportivas tanto en el circuito de Montjuïch, como en pruebas míticas por Europa como la Duch TT o la Isla de Man.

 

Pere Permanyer fundó Montesa en 1945 junto a Francisco Javier Bultó para ofrecer una nueva forma de movilidad en una sociedad que dejaba atrás las penurias de la posguerra.

La Operación Impala

La arena tostada bajo el sol abrasador se agitaba sobre las dunas tunecinas mientras tres saetas escarlatas surcaban un hito sin precedentes: cruzar el continente africano desde Sudáfrica hasta Túnez. La Baobab, la Lucharniega y la Perla, tres motocicletas preserie del modelo Impala, lo consiguieron en tan sólo 100 días. La denominada Operación Impala fue un éxito insólito que sirvió para catapultar a Montesa como un referente de diseño y calidad.

Más adelante, la expansión llevó a la fábrica del Poblenou de Barcelona a Esplugues de Llobregat. El motor monobloque de la Montesa Impala sirvió de base y referente para los diferentes modelos de cross, trial y enduro.

Leer También: Royal Enfield: la historia de la angloasiática que fabricará en Argentina

El crecimiento por la afición al off-road impulsó a Montesa a conquistar el mercado internacional con lanzamientos tan populares como la Cappra, la King Skorpio, la Texas o la Cota 247. Este último,  tras 52 años, es aún el modelo en producción más longevo en España.

Los triunfos se consolidaron en las distintas categorías. Se destaca el primer Campeonato del Mundo de Trial conseguido por el piloto sueco Ulf Karlson en 1980. Pese a ello, el complejo contexto comercial internacional impulsó a Montesa a unirse con otra marca con la que guardaba fuertes paralelismos empresariales y personales: Honda.

Montesa y Honda y la época dorada en la alta competición

La aportación de nueva tecnología, conocimiento y la incorporación de nuevos modelos comerciales Honda, como la SH Scoopy, permitieron a Montesa apostar y concentrar todo su talento por el desarrollo de motores 4 tiempos en el mundo del trial que continúan siendo un referente de competición.

Una apuesta mutua que nutrió a Montesa-Hondade  un equipo potente de pilotos como Marc Colomer, Douguie Lampkin, Laia Sanz, Takahisa Fujinami y el gran dominador mundial en los últimos 12 años, Toni Bou, que han conseguido alzarse con 71 títulos mundiales en los últimos años.

Montesa, como Honda, tiene una historia marcada por la pasión por la competición. Un estímulo creativo e imaginativo que no establece límites a la hora de alcanzar sus éxitos. No es casual que Montesa haya visto nacer más de 150 modelos de motocicletas diferentes, para todos los públicos y tipos de conducción.

 

Créditos: Montesa Honda España