Los 40 años del formato GS de BMW

BMW Motorrad celebra esta primavera las cuatro décadas del nacimiento de su línea GS, un concepto que cambió el mundo de la motocicleta.

En otoño de 1980 (primavera para el hemisferio sur), BMW Motorrad presentó la R 80 G/S, una moto  que combinaba dos áreas muy especiales de conducción: Off-Road y On-Road.

Gracias a su conformación única, para la ruta y  el todoterreno, sin comprometer el uso diario, el R 80 G/S se convirtió en el precursor conceptual de la nueva categoría de motocicletas enduro de turismo creada por BMW Motorrad.

Hasta la fecha, BMW Motorrad produjo más de 1,2 millones de modelos BMW GS en todo el mundo.

Dinámica todoterreno, comodidad y robustez

Pero no fueron solo las aventuras en moto las virtudes de la BMW GS; el  modelo R 80 G/S y sus descendientes también demostraron sus cualidades en las carreras. En 1981, Hubert Auriol llegó a la victoria desafiante Rally Dakar de París.

En 1993, la F 650 «Funduro» fue la primera enduro BMW monocilíndrica en salir al mercado.

La BMW R 1100 GS, no sólo hizo punta con un bóxer de 4 válvulas y una potencia de 80 CV, sino que también recorrió nuevos caminos con respecto a la tecnología de suspensión para grandes enduro de turismo.

Por primera vez en una endurera, el motor y la caja de cambios actuaron como elementos de carga del chasis (motor autoportante), sin necesidad de un bastidor principal. Si bien el sistema de suspensión de la rueda trasera del BMW Paralever ya había eliminado las reacciones de la transmisión del eje en los modelos con el bóxer de dos válvulas años antes, los ingenieros de BMW habían creado una forma innovadora de guiar las ruedas delanteras utilizando la suspensión Telelever. Con la compensación de tono y la respuesta altamente sensible, establecen nuevos estándares en esta área.

En otoño de 1980 (primavera para el hemisferio sur), BMW Motorrad presentó la R 80 G/S, una moto  que combinaba dos áreas muy especiales de conducción: Off-Road y On-Road.

La serie F: fascinación GS para el rango medio

Numerosos desarrollos posteriores, incluido el F 650 GS, primer monocilíndrico con inyección electrónica de combustible, convertidor catalítico y ABS), que se fabricó en Berlín a partir del año 2000, y el F 800 GS lanzado en 2007, marcaron otros hitos en la historia de BMW GS.

Con su potente motor bicilíndrico en línea de alto torque y su marco tubular rígido a la torsión, interpretaron el formato GS a su manera.


Leer también: BMW introdujo en el país la R 1250 GS y Adventure 


Bóxer DOHC

BMW Motorrad dio otro salto de calidad en  2009 con la renovación total de la BMW R 1200 GS. Equipado con el bóxer DOHC, ofrecía 110 CV y ​​una dinámica de conducción aún más avanzada.

En 2010, BMW Motorrad rindió homenaje al 30 aniversario de los modelos GS con los modelos especiales «30 Years GS» BMW R 1200 GS, R 1200 GS Adventure, F 800 GS y F 650 GS pintados en los colores corporativos de BMW Motorrad Motorsport.

El mismo año, con la G 650 GS, BMW Motorrad agregó otro miembro atractivo a la familia. Gracias a su esbelta y robusta estatura todoterreno, la nueva endurera monocilíndrica parecía audaz, liviana y aventurera. Al mismo tiempo, se destacaba claramente de sus competidores en términos de calidad, equipamiento y comodidad. En combinación con su peso relativamente bajo y la altura reducida del asiento, era la atractiva moto de entrada al fascinante mundo de la experiencia de BMW GS.

Bóxer de nuevo diseño con flujo vertical

El desarrollo dinámico de las BMW GS prosigió en la cuarta década. Cuando BMW Motorrad presentó la nueva R 1200 GS en Intermot  2012, el interés se centró especialmente en el motor completamente rediseñado.

El motor plano refrigerado por aire/líquido introdujo culatas con flujo vertical; tenía  una caja de cambios integrada y una transmisión por eje en el lado izquierdo, complementada con tecnología de chasis de última generación y sistemas de control electrónico como ABS, control de tracción o chasis semiactivo.

Con una potencia de 125 CV, la nueva R 1200 GS también proporcionó un rendimiento de conducción superior.

Apenas un año y medio más tarde, en marzo de 2014, BMW anunció las 500.000 motos fabricadas con motor bóxer en la planta de Berlín y con el  lanzamiento de la  R 1200 GS Adventure.

El GS de baja cilindrada: G 310 GS.

En 2016, BMW Motorrad sacó a la luz la G 310 GS. Transfirió las cualidades centrales de una BMW GS al segmento de menos de 500 cc y las interpretó en su propio estilo. Extremadamente compacta, pero completamente desarrollada y cómoda,  se convirtió en única en el segmento de inicial, sobre todo debido a su versatilidad.

En el mismo año, apareció una interpretación absolutamente diferente del formato GS: el R nineT Urban G/S, basado en los genes de la primera y legendaria BMW R 80 G / S del año 1980, pero llevado a la era moderna.

Al igual que con los otros modelos R nineT, tenía el potente motor bóxer refrigerado por aire/aceite con una potencia de 110 CV en combinación con una transmisión de seis velocidades.


Leer también: Cómo será la F 850 GS para el Tourist Trophy de Oceanía

GS de la serie F: todo nuevo

En 2017  BMW Motorrad continuó escribiendo la historia de GS con los dos modelos de enduro F 750 GS y F 850 ​​GS totalmente rediseñados. En el corazón del nuevo desarrollo se encontraba un potente motor de 2 cilindros en línea de nuevo diseño con dos ejes equilibradores y una distancia de ignición de 270/450 grados para optimizar las características de funcionamiento y el sonido emocional.

El turno de las gigantes

En 2018 se produjo una actualización radical para el motor bóxer de los grandes modelos GS con el fin de mejorar aún más la potencia y el rendimiento de par, así como reducir el consumo de combustible y los valores de emisión.

Para este propósito, se usó la tecnología BMW ShiftCam por primera vez en la producción en serie de motores BMW Motorrad: esto permitió variar los tiempos y la carrera de la válvula en el lado de admisión.

Además, los árboles de levas de admisión se diseñaron para la apertura asincrónica de las dos válvulas de admisión, lo que resultó en un remolino mejorado de la mezcla fresca entrante y, por lo tanto, una combustión más efectiva.

Otros cambios técnicos en el motor relacionados con la transmisión del árbol de levas, fueron: una cadena dentada (anteriormente una cadena de rodillos), optimización en el suministro de aceite, válvulas de inyección de doble chorro y un nuevo sistema de escape.

Créditos: BMW