Virginia Guidetti: el glamour del Superbike Argentino

La santafesina Virginia Guidetti hizo un paréntesis en el modelaje de alta costura para subirse a una moto de competición. Ahora despliega todo su glamour en el Superbike Argentino. 

En diálogo con Télam, admitió que se retiró del «modelaje full time», pero que hace algunos trabajos puntuales. Sólo campañas para alguna marcas de indumentaria para motos, como LS2 y Minetoone, que son sus sponsors.

Con cautela, porque se sabe novata, Guidetti asegura que está en una etapa de «aprendizaje y con el objetivo de crecer», pero que con el correr las competencias les quiere dar «pelea a los hombres».

Perfil

Virginia Guidetti, que nació el 29 de marzo de 1988 en San Lorenzo, Santa Fe, tuvo un paso por el modelaje en el que trabajó con grandes firmas como Stella McCartney, Alberta Ferretti o Paul Smith. Sin embargo, tuvo la curiosidad, el deseo y fundamentalmente la convicción de manejar una moto. Eligió la categoría R3 Cup del Superbike Argentino y se subió a una Yamaha.

 

Virginia Guidetti

 

Hoy reparte su vida en tres lugares, San Lorenzo, Buenos Aires y Uruguay, pero sin desviarse de su principal objetivo, como destaca, de «llegar a ser alguien en el motociclismo», más precisamente en el Superbike argentino.

Asesoramiento de lujo

Así como su intuición la llevó a darse cuenta que tenía un don para ser modelo profesional, buscó para su nueva «aventura» a un asesor y consejero de lujo, uno de los máximos referentes del motociclismo y automovilismo argentino, René Zanatta, entrerriano de nacimiento, y rafaelino por adopción.

El ex motociclista y automovilista, múltiple campeón argentino y sudamericano de motociclismo y bicampeón de Superbike, y con una extensa carrera en el automovilismo, en Fórmula Renault, Top Race, Turismo Nacional y TC, además dirige su propia escudería ‘René Zanatta Sport’.

Guidetti, que debutó en el autódromo Oscar y Juan Gálvez en la lluviosa fecha inicial de la temporada del Superbike hace dos semanas, contó que fue el propio René Zanata quien la «empujó» y «estimuló» para que se animara a competir.

 

Leer nota completa aquí