Una XSR900 pasó por el bisturí de JvB

En el marco del programa Yamaha Yard Built, que lleva siete años en marcha, el preparador germano Jen von Brauk le dio forma a su CP3.

El estudio alemán JvB-Moto, conocido por sus customizaciones minimalistas y autor de dos proyectos anteriores del programa Yamaha Yard Built (Infrared, sobre una VMAX 2015 y Súper 7, con XSR700), abordó un nuevo desafío.

El taller que fundó Jen von Brauk creó la CP3 en base de una XSR900 de la casa nipona y se llevó el premio principal del Café Racer Festival 2019 donde fue recibida con el premio a la mejor moto del show desarrollado a fines de junio en el Autódromo de Linas-Montlhéry, unos 30 kilómetros al sur de París.

La CP3 tiene un aspecto retro y limpio y “más similar a un prototipo que a una típica moto customizada», dijo su progenitor, que se considera fanático de los prototipos de autos de los años setenta y ochenta.

“La CP3 tiene un aspecto retro y limpio y “más similar a un prototipo que a una típica moto customizada», dijo su progenitor, que se considera fanático de los prototipos de autos de los años setenta y ochenta”.

De todas formas, el patrón de diseño realza las líneas de la tricilíndrica neo-retro de Yamaha, opacando todavía más el azul original de la moto base. La XSR ostenta un gran número de modificaciones, lo que la hace muy original, casi un nuevo concepto.

El motor es el mismo (3 cilindros de 850 cc) pero coronado con un escape de la firma Termignoni. También se le reemplazó el asiento, las llantas por unas de carbono, los pedalines son ahora Lightech, montarodados Pirelli Super Corsa SP y discos de frenos Beringer adelante.

Como si la obra no fuera en sí misma una verdadera transmutación, JvB ofrecerá para los primeros meses de 2020 un kit muy surtido para personalizar la CP3 todavía más. El paquete cuenta, entre otros adminículos, con un colín con luces LED, manubrio más alto, porta dorsal y una cobertura para el faro delantero.

Créditos: