EICMA 2019: Triumph Bobber TFC

Radical Custom británica con manubrio repartido,  87 CV, frenos Brembo y suspensiones Öhlins.

La casa de Hinckley dio otra muestra de audacia con la presentación en el Salón de Milán 2019 de la Triumph Bobber TFC. Toma con lo mejor la versión ya conocida, la refuerza con componentes de calidad y la relanza en una edición limitada a 750 unidades a nivel mundial.
Siempre fue exclusiva pero ahora, la “noche” elegante llega a numerosas piezas que están a tono con los predominantes colores Carbon Black y Matt Carbon Black de la carrocería y fulgurantes pinceladas de líneas doradas.

Monta un V-Twin de 1200 cc pero con la introducción de componentes livianos para sacarles mejores cifras al bloque: llega a 87 CV, un 10% más que  las Bobber y Bobber Black convencionales. Por otra parte el par motor es de 110 Nm (+4Nm). Y también tiene 500 rpm más que antes.

 

Siempre fue exclusiva pero ahora, la “noche” elegante llega a numerosas piezas que están a tono con los predominantes colores Carbon Black y Matt Carbon Black de la carrocería y fulgurantes pinceladas de líneas doradas.

 

La carrocería es de fibra de carbono y la amortiguación delantera y trasera fue confiada al experto sueco Öhlins. Los escapes son Arrow,  los frenos Brembo con pinzas radiales monobloque M50 de cuatro pistones y el agregado de una poderosa bomba de freno radial Brembo MCS.
Con el manubrio repartido, la división Triumph Factory Custom, optó por una Bobber TFC de gran impacto estructural y estilo propio.
La tecnología no quedó a un costado del I+D de Triumph. Se introducen tres nuevos modos de conducción, ABS, control de tracción y acelerador electrónico. La iluminación es LED y el faro delantero tiene luz diurna. El tablero es esférico, con contorno biselado y  el logo TFC como para no tener duda de su origen.
Las 750 Triumph Bobber TFC se entregarán certificadas, un manual de diseño de moto original para la gama y una mochila de cuero.

 

Créditos: Triumph Motorcycles – Prensa EICMA 2019