EICMA 2019: KTM 890 Duke R

La firma de Mattighofen elevó el poder de su bicilíndrica deportiva a 890 cc y 121 CV en 166 Kg de peso.

En el EICMA 2019, la austríaca KTM mostró lo que guardaba con celos los últimos meses: la renovación de la Duke 790, su moto deportiva por excelencia, que ahora cuenta con 121 CV: más sobre un peso de 166 kilos. Muy vitaminizada.

La nueva 890 Duke R recibió asimismo más electrónica, parte de ciclo reformada y un propulsor totalmente distinto.
El motor LC8c está basado en el bicilíndrico en paralelo de la 790, pero es prácticamente nuevo. Las medidas internas pasaron de 88 x 65,7 mm a 90,7 x 68,8 mm, elevando la cilindrada hasta 890 centímetros cúbicos y disparando la relación de compresión hasta 13,5:1 (antes 12,7:1).
Con estos “retoques” el bloque de la KTM 890 Duke R consigue extraer una potencia de 121 CV y  un par de 99 Nm.
Sobre el mismo chasis multitubular de acero al cromo-molibdeno se anclaron horquillas de 43 mm y un monoamortiguador WP APEX, ambos regulables y con recorrido atípicos: 140 y 150 mm, respectivamente.

 

El motor LC8c está basado en el bicilíndrico en paralelo de la 790, pero es prácticamente nuevo. Las medidas internas pasaron de 88 x 65,7 mm a 90,7 x 68,8 mm, elevando la cilindrada hasta 890 centímetros cúbicos y disparando la relación de compresión hasta 13,5:1 (antes 12,7:1).

 

El doble disco delantero es ahora de 320 mm (20 mm más) y las pinzas de freno se cambiaron por unas Brembo Stylema de cuatro pistones con anclaje radial. Monta el mismo equipo de frenos que la poderosa la KTM 1290 Super Duke R.
Se estilizaron las geometrías del conjunto estirando la distancia entre ejes a 1.482 mm y abriendo el ángulo de dirección en busca de una mayor estabilidad.
Se redujo su peso en 3 kg, por lo que la KTM 890 Duke R peso solo 166 kilos.
El apartado electrónico se actualizó en cuanto a modos de conducción, tablero digital, ABS con asistencia en curva, control de tracción, y un paquete opcional que incluye cambio semiautomático bidireccional y regulación del deslizamiento de la rueda trasera.

 

Créditos: KTM – Prensa EICMA 2019