No es pintura, es tatuaje

La Harley Davidson “The Recidivist” , una creación artística del taller polaco Game Over Cycles, rompe con los paradigmas de customizaciones.

La Harley-Davidson “The Recidivist” es una realización destinada a los amantes de las motos americanas, las cutomizaciones y de los tatuajes. Este proyecto, materializado por el taller polaco Game Over Cycles, se basa en un modelo softail, cuyo exterior se cubrió con una fina capa cuero vacuno con un tratamiento especial para “imitar” el aspecto de la piel humana.

 

El tanque de combustible, el asiento, las llantas, el colín y hasta el faro se cubrieron con dicho material para dejar paso a manos maestras del tatuaje a plasmar toda la imaginación y el arte en este ser inerte que, de pronto, parece tomar vida.
El resultado: un hito en materia de preparaciones y una nueva puerta que se abre a múltiples posibilidades en diferentes “modelos” de metal y cuero.

 

Este proyecto, materializado por el taller polaco Game Over Cycles, se basa en un modelo softail, cuyo exterior se cubrió con una fina capa cuero vacuno con un tratamiento especial para “imitar” el aspecto de la piel humana.

 

Créditos: Autobild.es – Game Over Cycles