Cada vez más motociclistas sin casco mueren en el tránsito

“Urge educar, controlar y sancionar”, pide la Asociación Civil Luchemos por la Vida a los responsables de las políticas de Estado en Seguridad Vial de la República Argentina. En su último informe de prensa revela que la mayoría de las víctimas fatales en siniestros de tránsito son motociclistas y que la no utilización del casco es su principal causa.  

En un comunicado que arroja cifras alarmantes, la Asociación Civil Luchemos por la Vida exhorta a las autoridades que tienen injerencia en Seguridad Vial a que, de manera urgente, implementen políticas para “educar, controlar y sancionar” a los motociclistas que conducen sin el casco.
Según cifras de Luchemos por la Vida, “durante 2018 más de 3.000 motociclistas murieron en Argentina” y que “son la mayoría de los muertos en el tránsito con un 42% del total”. Sin embargo, agrega, “este porcentaje es mucho más alto en algunas localidades del país, donde supera el 80% de todas las víctimas fatales”.


“La vulnerabilidad de los que circulan en moto, sin casco protector y a alta velocidad, amerita medidas urgentes para protegerlos”, enfatiza la prestigiosa Asociación Civil.  Y aclara que “si bien las causas de los siniestros varían, y en muchos casos el alcohol y el exceso de velocidad han sido los factores desencadenantes de las tragedias, la mayoría de las víctimas fatales son consecuencia de la no utilización del casco”.

En sus constantes campañas, Luchemos por la Vida destaca que “el casco es la principal protección para los que circulan en dos ruedas. Los motociclistas que usan casco tienen un 73% menos de mortalidad y hasta un 85% menos de lesiones graves que los que no lo usan”.

La entidad que brega desde hace más de un cuarto de siglo por una mejor Seguridad Vial en todo el país insta a los encargados de tomar decisiones en todos los niveles gubernamentales a no demorar más tiempo: “La gravedad de estas cifras, que crece cada día, pone en evidencia la necesidad de incrementar los controles en general, de la conducción alcoholizada, de la velocidad y especialmente del uso de casco entre los motociclistas, además de brindarles educación vial”.
En ese sentido, recalca que “para revertir estas tragedias, no bastan controles esporádicos y escasos, o algunos fines de semana en la esquina de un boliche. Las autoridades responsables de la movilidad y el tránsito deben comprender que sin controles efectivos ni sanciones eficaces y sin educación no podremos avanzar significativamente en la seguridad vial y salvar las más de 7.000 vidas que se pierden en Argentina cada año en siniestros evitables”.
En sus constantes campañas, Luchemos por la Vida destaca que “el casco es la principal protección para los que circulan en dos ruedas. Los motociclistas que usan casco tienen un 73% menos de mortalidad y hasta un 85% menos de lesiones graves que los que no lo usan”.

Créditos: Luchemos por la Vida